Nada es para siempre

Porque nada es para siempre he decidido crear este blog.

Todo cambia. Cada vez más rápido. Y de pronto, desaparece. Pero mientras dure voy queriendo publicar algo diariamente, con lo mejor que se pueda del castellano e improvisando algo en otras lenguas.

Chill out. Follow me. Síganme los buenos, y los malos también.